¿En qué etapa está tu relación y cómo llevarla a otro nivel? Expertos lo explican

‘El amor no se acaba, simplemente se transforma’. Esta es una frase que solemos escuchar a menudo, en especial cuando proviene de parejas que han logrado permanecer juntas durante largos años.

Pero es que nuestros abuelos no tenían que luchar contra las tentaciones que representa las redes sociales, ni tenían que interpretar ‘likes’ o emoticones para entender el amor y llevarlo a niveles de mayor compromiso mutuo.

En nuestra era, las relaciones parecen más efímeras e interpretar las etapas y los tiempos es más complejo de lo que parecía ser antes.

Lee también → ¿Cómo revivir el interés de tu ex? Estos cinco sencillos pasos son infalibles

De acuerdo con expertos es este tema, las relaciones atraviesan por una serie de etapas en las que se define el rumbo o estabilidad de la pareja. Aprender a reconocerlas y entenderlas, podría ser la clave para llevar tu relación a un segundo plano. Acá las mencionamos:

Simbiosis

Esta es la infancia de la relación. La pareja se encuentra “locamente enamorada”, se sienten mariposas en el estómago cada vez que se ven y se ha idealizado tanto a la pareja, como a la relación.

Esta etapa tiene dos variantes que pueden hacerla terminar: ‘Somos uno’ y ‘Ni contigo, ni sin ti’. La primera hace referencia a la represión del conflicto que puede terminar en una ruptura repentina. Y en la segunda se reconocen las diferencias, se pelea constantemente por ello y puede alcanzarse o no un equilibrio entre ambos que permita el progreso de la relación.

Diferenciación

En esta etapa aumentan las expectativas sobre el futuro de la relación, manteniendo una especie de radar para replicar el comportamiento, las propuestas y las decisiones que tome la pareja. Sin embargo, no se actúa hasta esperar que sea el otro quien de el primer paso.

Para superar este momento, se recomienda encontrar objetivos comunes que mantengan el interés de la pareja y permitan motivar el siguiente paso, sin poner en riesgo sus propósitos individuales.

Individualización

En este punto la energía está concentrada más en el autodesarrollo que en la posibilidad de construir una relación estable. Es usual que en esta etapa las partes estén divididas, y mientras uno sigue enamorado, el otro está buscando su propio lugar en el mundo.

Al surgir esto, es probable que la persona enamorada se sienta abandonada y decida realizar más acciones para proteger la relación y evitar rupturas. No obstante, este acto causa el efecto contrario y lleva a la persona atrapada en la etapa de individualización, a desear alejarse o terminar la relación por temor a frustrar sus propios deseos de vida.

Se recomienda encontrar fórmulas que permitan satisfacer las necesidades individuales sin ignorar los momentos de bienestar en común. Los expertos sugieren concentrar la energía en encontrar soluciones, en lugar de enfocarse en los problemas o atacar a la pareja.

Acercamiento

Los expertos consideran esta etapa como la madurez de la relación. Si ambas personas han llegado hasta acá, habrán entendido que pueden construir un futuro juntos, pensando en la relación como un órgano integral, pero sin abandonar los intereses individuales de las partes.

Mira también → Las mujeres son más felices con hombres feos y la ciencia lo ratifica

Este es quizá uno de los momentos más complejos, puesto que suele suceder que una de los involucrados llegue antes que el otro a este punto, por lo que puede existir temor o desinterés de la persona para contribuir en el proceso.

Una vez atravesadas estas etapas, la relación se encontrará en una estación más sólida. Ambos habrán encontrado el equilibrio entre la estabilidad de la relación sin abandonar los planes y satisfacciones individuales.

Con esto sabrás identificar en qué etapa te encuentras tú y tu pareja, podrán ayudarse de manera mutua a superar estos momentos sin el riesgo de abandonar la relación.

Sabemos que te gustará seguirnos en Facebook


Síguenos en Facebook