¿De dónde sale el miedo de los niños a estar solos?

Los padres deben enfrentarse con el miedo de los hijos a estar solos entre los 2 y los cinco años, uno de los sentimientos más comunes dentro de los pequeños, pero que si no se trata a tiempo puede dejar traumas emocionales a futuro.

Por este motivo, los adultos responsables deben velar por los pequeños para que ellos no se vean expuestos a altos niveles de estrés provocado por su temor a permanecer solos.

Además, estos terrores pueden venir acompañados de miedo a la oscuridad o deseos de dormir con la luz prendida, miedos irracionales como a los payasos o mimos, que los papás tienen que identificar para brindarles la atención que requieren.

Pero… ¿cuáles son las causas?

De acuerdo con estudios, una de las principales causas se le atribuye a que los niños tienen una percepción del transcurso del tiempo de manera distinta al de los adultos, porque los pequeños no perciben el paso del tiempo de la misma forma que los adultos, es decir, para ellos los minutos pueden parecer largas horas que hacen que se distancie el momento de hacer algo que ellos quieren.

Mira también → La impresionante sincronía entre Melek y Mercury en presentación final de ‘Bohemian Rhapsody’

Quedarse solos en casa o en la escuela antes de que los padres lleguen les proporciona desespero porque ellos sienten que han pasado mucho tiempo sin alguien que les preste atención o los cuide.

Por otro lado, también pueden tener pavor a estar solos aunque tengan compañía, como es el caso cuando son dejados por primera vez en la guardería pese a estar con otros pequeños.

¿Es normal?

Es normal, incluso los bebés pueden tener susto cuando otra persona desconocida los levanta, lo importante es que no se vuelva un tema crónico o patológico y los padres deben advertir líneas de miedo que puedan ser perjudiciales en un nivel excesivo.

Te puede interesar → ¡Qué cambio! Así se veía Kim Kardashian cuando era la asistente de Paris Hilton

¿Cómo ayudarlos?

  • La primera medida que debe tener un padre es evitar infundir miedo para incentivar a los niños a hacer actividades. La otra cara de la moneda es sobreprotegerlos, porque esto los enseña a ver el peligro en las situaciones más cotidianas.

  • si ya el pequeño tiene miedo, no se debe minimizar el objeto del terror, sus preocupaciones y sus angustias son completamente válidas.
  • No forzarlos a afrontar sus temores, pero sí demostrarles que nada malos les va a pasar, esto se logra mostrando importancia en sobre sus fobias y decirles que es normal lo que les está pasando, así como también ponerse en su lugar explicando que todos lo tuvimos y lo pudimos superar.

Te repetimos que es un hecho muy normal en la vida de los pequeños, pero que como padres siempre hay que estar atentos a que otros síntomas no se deriven de esta incomodidad.

¿Conoces a algún niño con miedo a estar solo?


Síguenos en Facebook