Mamás estrictas suelen tener hijos más exitosos, según estudio

Dime que tan estricta es tu madre contigo y te diré cuán exitosa será tu vida. Así lo determinó un estudio de la Universidad de Essex, Inglaterra, el cual logró confirmar que los menores educados en familias que imponen reglas, tienen mayor posibilidad de alcanzar el éxito profesional, que aquellos con padres más flexibles.

El estudio liderado por la profesora Ericka Rascon-Ramírez, observó el comportamiento de 15.500 estudiantes entre los 13 y 14 años, durante media década. La investigación intentó responder preguntas cómo por qué algunos alumnos podían adquirir educación superior y cuáles tenían un mejor desempeño académico, más allá de factores económicos o coeficiente intelectual.

Los menores que participaron en la investigación fueron también divididos en dos grupos: quienes contaban con una figura materna fuerte y estricta, y aquellos que tenían madres más permisivas.

Te puede interesar: Zero Waste’: Una tendencia que pretende reducir tu basura de todo un año a un frasco de mermelada

De acuerdo con los resultados, los adolescentes con madres más estrictas tenían una madures emocional mayor, se sentían más seguros de sí mismos, finalizaban sus estudios secundarios y en mayor proporción continuaban su formación académica profesional en la universidad. De la misma manera, el grupo de menores con madres exigentes, tuvo un 4% menos de posibilidades de convertirse en padres o madres durante la etapa académica.

Buscando el balance entre autoritarios y permisivos

Según estudio realizado por Racson, los efectos de ser una madre estricta pueden traer consecuencias positivas en el futuro laboral de sus hijos, no obstante, algunos expertos consideran que aunque las imponer reglas y límites al menos es necesario, debe realizarse con el balance preciso para no causar efectos contrarios en el infante.

Te recomendamos: ¿Cómo cuidar tu piel según tu edad? 

Algunos padres llegan a ser tan restrictivos que en lugar de enseñar a respetar las barreras incitan a sus hijos a romperlas, mentir y ocultar información. Por ello, los especialistas recomiendan no practicar una formación entre lo autoritario y lo permisivo, dejando claras las reglas y límites que se deben seguir en el hogar, pero a su vez, estar preparado para responder a las exigencias del menor cuando éste no desee seguirlas, aplicando lecciones, aprendizajes y charlas, en lugar del castigo físico o la humillación.

De esta manera, los padres acuerdan manejar límites, pero a su vez se practica la empatía con el menor, asegurando así una relación sana entre la familia y garantizando un futuro exitoso.

Sabemos que te gustará seguirnos en Twitter 


Síguenos en Facebook