Cuidado: Estos hábitos están -literalmente- encogiendo tu cerebro

Todos sabemos que con el paso de los años la piel pierde elasticidad, los huesos se hacen más frágiles y el cerebro se encoge. Este último punto puede sonar aterrador, pero es parte natural del proceso de envejecimiento de nuestro organismo. Sin embargo, existen algunos hábitos diarios que pueden acelerar o retrasar la contracción del cerebro, y por ello especialistas nos advierten sobre esto.

Como lo explica a medios especializados la doctora y neuro-científica, Caroline Leaf, “el cerebro es neuroplástico, lo que esencialmente significa que puede cambiar. Los comportamientos negativos y los ambientes tóxicos pueden afectar las múltiples funciones y la estructura del cerebro y potencialmente pueden hacer que el cerebro se ‘contraiga’ con el tiempo”.

De esta manera, no solo la edad avanzada y las enfermedades pueden ocasionar la disminución de tamaño y densidad del cerebro, también los hábitos que se consideran ‘inofensivos’ como el sedentarismo, no dormir lo suficiente, someterse a cargas de estrés constante y consumir alimentos procesados.

Te puede interesar –> Modelo de 63 años revela su secreto para sentirse y verse joven a su edad

Acá explicamos algunas de las actividades que seguramente haces a menudo y podrían causar la contracción de tu cerebro:

Estrés

De acuerdo con resultados de investigaciones, someterse constantemente a situaciones de estrés está ligado con la reducción del volumen del cerebro, ocasionando así la pérdida de la capacidad para recordar, retener información o realizar procesos de razonamiento.

Tener una rutina muy estricta

De acuerdo con explicaciones de la doctora Leaf, cuando se adquiere práctica en una disciplina y esta se repite una y otra vez, realizándose casi de manera automática, el cerebro empieza a perder densidad. Por ello se recomienda mantenerse en actividades que permitan la espontaneidad y los nuevos retos, principalmente en los aspectos laborales, que suelen ser automatizados por nuestro cerebro sin darnos cuenta.

Sedentarismo

Llevar una rutina donde se incluya la actividad física es determinante para alcanzar una edad avanzada con fortaleza física, orgánica y mental. Según una investigación publicada recientemente en el diario ‘Neurology’, el sedentarismo está directamente relacionado con la pérdida de volumen del cerebro, lo cual representa pérdida de memoria y poca capacidad para pensar con claridad o recordar información.

Mira También –> Intimidad de pareja afecta (o beneficia) el desempeño laboral, indica estudio

Comer alimentos procesados

De acuerdo con recientes investigaciones científicas, las personas que llevan una dieta alta en consumo de sal, bebidas azucaras y productos procesados como carnes frías y frituras, tienen un hipocampo más pequeño (parte del cerebro relaciona con funciones de memoria y aprendizaje) que aquellos con una dieta libre de los mencionados alimentos. Además de esto, se ha identificado que consumir con frecuencia estos productos afecta la salud del cerebro y desmejora sus funciones.

Beber alcohol

Al igual que las comidas procesadas, el alcohol -así sea en pequeñas dosis-, también ocasiona el encogimiento del hipocampo y la pérdida de densidad cerebral.

Aprende a identificar si llevas alguno de estos hábitos en tu vida y manéjalos con consciencia para evitar la contracción del cerebro.

Sabemos que te gustará seguirnos en Facebook


Síguenos en Facebook