¿Cómo saber si te engañaron por amor o por lujuria? Acá te explicamos la diferencia

Cuando se trata de traición en una relación de pareja, ninguna de sus razones debería ser justificable. No obstante, es importante identificar si estas traicionando (o siendo traicionado) por amor o por lujuria y para diferenciarlo, algunos expertos han aclarado las diferencias.

De acuerdo con la página Ashley Madison (un portal de citas exclusivo para personas que están dentro de una relación pero quieren conocer a alguien más), el 12% de los hombres y el 7% de las mujeres han admitido haber traicionado a su pareja en una o más ocasiones en el pasado.

Muchas de estas personas se encuentran entre los 30 y 40 años de edad, han vivido con cierta organización su vida, pero deciden buscar nuevas aventuras que les devuelva la sensación de vitalidad e independencia que temen haber perdido.

Mira también → Tres productos de belleza populares en Instagram que realmente NO funcionan

¿Amor o lujuria?

Según explica a Insider la socióloga y experta en relaciones de pareja, Alicia Walker, las mujeres en su mayoría engañan a sus parejas en busca de satisfacción íntima y no tienen planeado dejar a sus esposos, buscar venganza por algún engaño del pasado o intentar que sus compañeros les presten mayor atención.

En tales casos, la traición sería 100% lujuriosa y no pone en riesgo la estabilidad, amor, sentimientos y compromiso que existe hacia su pareja.

En el caso de los hombres, aunque las traiciones pueden iniciar siempre con intenciones claras de lujuria, suelen convertirse en algo más que ello y empiezan a involucrarse sentimientos que podrían poner en riesgo la estabilidad de pareja.

Como lo explica un artículo publicado en Psychology Today, los engaños por lujuria se concentran únicamente en la atracción íntima y la fantasía, los encuentros son cargados de emociones físicas y puede generarse cierta dependencia que podría conducir al amor.

Te gustaría leer → Madre da pecho a su hija durante 9 años y comparte la ‘curiosa’ experiencia

Por su parte los engaños llevados a cabo por amor, suelen ser menos lujuriosos, requieren de más comunicación y se genera la necesidad de conocer más a la persona, su círculo social, familia, intereses y demás. En este caso, las relaciones íntimas pasan a un segundo plano porque se contempla la posibilidad de compartir por más tiempo en el cual habrá espacio para ello.

¿Qué clase de engaño preferirías tú?

Sabemos que te gustará seguirnos en Facebook


Síguenos en Facebook