Este artista fabrica jabón con grasa de liposucción y sus razones no son tan descabelladas

En los últimos años los jabones han tomado una trascendencia global que va más allá de su propósito de limpiar. Tiendas especializadas en jabones con esencias, sales y formas particulares son cada vez más populares tanto en las principales avenidas de ciudades, como en el entorno digital.

No obstante, un arriesgado artista holandés decidió llevar la pasión por el jabón a un nivel más extremo, fabricándolo con grasa donada por los pacientes que se han realizado una liposucción.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by BAM Photographers (@bam_photographers) on


La curiosa idea puede recordarnos los momentos más oscuros que vivió la humanidad con la Alemania Nazi, pero la intención del artista parece ser mucho más pacífica que el fatídico referente. Para Julian Hetzel (el hombre detrás del jabón de grasa humana), la intención de crear el particular jabón responde a la metáfora de “convertir la culpa en una fuerza para el bien”.

Te recomendamos: Mamás estrictas suelen tener hijos más exitosos, según estudio

 

View this post on Instagram

 

A post shared by BAM Photographers (@bam_photographers) on

“Decidimos trabajar con la grasa como un material que representa la culpa o que contiene la culpa y para entender, ¿se puede utilizar como un recurso? ¿Podemos usar la culpa como algo productivo? ¿Podemos sacar provecho de nuestra propia culpa? Cómo hacer dinero con culpa”, explicó Hetzel para el medio ABC.

¿100% grasa humana?

El jabón que se conoce bajo el nombre de SELF, se venderá en una tienda de cosméticos emergente y será expuesto en el Festival de Adelaida 2019, donde los asistentes podrán lavar sus manos con las particulares barras de jabón.

Sin embargo, tal y como lo explica Hetzel, pese a que se recogieron los suficientes kilos de grasa humana para fabricar 300 kilos de jabón, cada barra contiene solo un 10% de dicha sustancia, puesto que se utilizaron otros aceites, grasas y esencias para garantizar la calidad del producto.

Te puede interesar: ¿Esmalte para dientes? Sí, ahora los podrás pintar de colores y la curiosa propuesta podría volverse tendencia

“Colaboramos con un fabricante de jabones y nos recomendó que hiciéramos una mezcla de diferentes grasas y aceites para tener un producto de muy alta calidad que también fuera hidratante y tuviera todos los componentes de un jabón realmente bueno”, explicó Hetzel.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by steirischer herbst (@steirischerherbst) on

Un jabón con ‘sentido social’

Quienes estén interesados en adquirir el jabón, pueden comprar la barra de 125 gramos por 32 dólares. Los fondos provenientes de la venta del artesanal producto serán destinados en la creación de pozos de agua en Repúblico del Congo, y por cada jabón vendido, los residentes del mencionado lugar recibirán un jabón convencional.

Sabemos que te gustará seguirnos en Twitter 

 


Síguenos en Facebook