Fibrosis quística: Una enfermedad sin cura, pero muy tratable

La fibrosis quística (FQ) es una enfermedad genética que afecta principalmente a los pulmones, y en menor medida al páncreas, hígado e intestino, provocando la acumulación de moco espeso y pegajoso en estas zonas.

Es uno de los tipos de enfermedad pulmonar crónica más común en niños y adultos jóvenes.

Te puede interesar: 5 señales que te alertarán para ayudar a una persona con depresión

Los síntomas de la fibrosis quística suelen darse en el primer año de vida, sin embargo, existen casos en los que pueden aparecer a los diez años o incluso más tarde. Estos pueden ser abundancia de heces, bloqueo intestinal, tos persistente con mucosidad muy espesa o incluso pulmonía. En ocasiones se observa también un crecimiento desproporcionado de los dedos de las manos y de los pies.

No existe una cura definitiva para la enfermedad. Por lo tanto, el tratamiento se centra en aliviar los síntomas y en mejorar todo lo posible la calidad de vida del paciente. No obstante, debe señalarse que gracias a avances importantes de la medicina, las personas que padecen de fibrosis quística pueden vivir más tiempo y con una calidad de vida mejor.

Normalmente, el primer objetivo del tratamiento será combatir las obstrucciones respiratorias, de este modo, podrán evitarse algunas infecciones crónicas. Esto se logra mediante rehabilitación, ejercicios y también fármacos especialmente prescritos.

Un diagnóstico de fibrosis quística suele obtenerse mediante el análisis del sudor.

Información de La Vanguardia / i24Mujer

Te puede interesar: ¡Atenta! Estos síntomas indican que puedes sufrir de fibrosis quística

Video cortesía: i24web


Síguenos en Facebook


Recibe las mejores historias en tu bandeja de entrada

Inicia sesión con

O

No te preocupes, no hacemos spam

LO MÁS VISTO
LO ÚLTIMO
Recomendado