Esta es la razón psicológica por la cual tu dieta no parece funcionar nunca

Como si ya perder peso de por sí no fuese complejo, nuestro cerebro nos puede estar jugando una mala pasada haciendo que el cuerpo se resista a la pérdida de peso. Porque no hay nada más frustrante que ver cómo nuestro trabajo duro no está dando resultado.

Si a pesar de la dieta, los intensos ejercicios no pareces estar bajando de peso, e incluso puede que estés aumentando, hay una simple y científica razón para esto: Estás saboteando tus objetivos con una dieta mágica.

También te puede interesar: Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando comiences a beber smoothies para la cena

¿Por qué no adelgazamos?

Las dietas mágicas son realmente una forma de pasar hambre que termina con una señal enviada del estómago a tu cerebro diciendo que estás pasando por un estado de hambruna; y si crees que el estómago es un órgano algo dramático, la verdad es que el cerebro se termina tomando está información literalmente.

¿Cuál es la consecuencia?

Que nuestro cuerpo entra en un estado de alerta y en vez de quemar grasa, hace todo lo contrario, y comienza a almacenar grasa para enfrentar la emergencia.

Esto no solo significa que ganarás todo el peso de vuelta, sino que tu cuerpo intentará generar aun más grasa. Y lo peor de todo es que mientras más sigas haciendo estas dietas mágicas, más le costará a tu cuerpo salir de ese estado de emergencia.

Dietas no tan mágicas

Una de las dietas que solemos hacer con más regularidad, es el régimen de cero grasas. Pero el problema con este tipo de dietas es que ponen a tu vesícula bajo mucho estrés; si no estás digiriendo grasas, entonces tampoco puedes digerir proteínas o carbohidratos.

También te puede interesar: ¡Cuidado! Adelgazar MAL puede afectar tu salud

¿Cuál es la respuesta verdaderamente mágica? Dejar de hacer estas dietas milagros y planificar un régimen alimenticio completo, integral, balanceado, sin alimentos procesados, que puedes sostener en el tiempo.

Escucha las necesidades de tu cuerpo, averigua qué es lo que realmente necesitas. Porque si tu cerebro te dice que quiere helado, mejor ve por un poco de fruta congelada o hazte un smoothie con mucho hielo.

Estas simples modificaciones a tu dieta evitarán que te quedes atrapadas en las dietas milagros extremas que no te ayudan para nada. ¡No te compliques!

Con información de Popsugar.

También te puede interesar: 6 claves para estar en forma

Video cortesía de i24Web


Síguenos en Facebook