Víctimas del bullying del pasado, adultos de hoy: Aun puede ser difícil llevar una vida normal

Hoy, durante el Día Internacional contra el Acoso Escolar, es muy importante que nos dirijamos a este tema con mucha seriedad y con la importancia que merece.

La violencia no es un juego de niños.

Por eso no podemos minimizar el bullying escolar, no debemos ignorarlo y definitivamente tenemos que poner toda nuestra atención cuando ocurre.

Lamentablemente este terrible fenómeno social tiene serias consecuencias en el desarrollo de los niños que pueden durar en el tiempo hasta que esos pequeños ya son adultos funcionales de la comunidad.

También te puede interesar: Cómo identificar si tu hijo sufre de bullying

Por eso te invitamos a que veas estos 5 efectos que el acoso escolar puede llegar a tener en la vida adulta de las víctimas.

¡Atajemos este problema desde temprano!

1- El bullying está relacionado con el desarrollo de depresión y ansiedad: Un estudio del 2013 clarificó que las víctimas de abuso escolar sufren un mayor riesgo de desarrollar desórdenes sicológicos cuando son adultos como la depresión, ansiedad y agorafobia. Los bullies, por otro lado, tienen un riesgo mayor de tener personalidades antisociales.

Definitivamente es un riesgo de ambos lados.

2- Las personas que fueron abusadas pueden padecer de un síndrome similar al post-traumático:  El Centro de Desarrollo Infantil de la Universidad de Harvard lo llama “estrés tóxico”, para un niño, sufrir de altísimos niveles de estrés lo expone a toxinas que intervienen en su desarrollo físico, pueden causar enfermedades del corazón y hasta diabetes.

¡No solo afecta sus mentes, sino su cuerpo!

3- Las víctimas del bullying suelen tener poco amigos de adultos y ser fumadores crónicos: Un gran estudio de la King’s College London investigó la vida de personas que sufrieron abuso escolar de niños y analizaron las últimas décadas de su vida.

Los resultaron fueron aterrorizantes, ya que estos sujetos solían tener este perfil: bajos niveles de satisfacción sobre su vida, fumadores obsesivos, abandonaron los estudios superiores, son socialmente aislados y tienen niveles bajos de actividad cognitiva.

¡Afortunadamente el estudio arrojó que pueden ser muy buenos padres!

4- El bullyng afecta cómo funcionan los cerebros de las víctimas: Dado que los niños que son acosados en la escuela viven ese “estrés tóxico” muy seguido, el cerebro reaccina cada vez segregando menos y menos cortisol, una hormona que nos hace alertas ante el peligro; a la vez, disminuyen los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad, según un estudio de la Universidad de Montreal.

La consecuencia es real: la depresión no es una sensación u opinión; es una enfermedad seria que debe ser monitoreada.

También te puede interesar: ¡Stop al bullying¡: Mira cómo enseñarle a los niños a enfrentarse a las burlas de otros

5- Las relaciones sociales serán escasas: Las relaciones familiares, los amigos, compañeros de trabajo, y sentimentales se verán afectadas ya que las personas que sufren bullying suelen aislarse, tener mal temperamento, poca paciencia, tienen problemas de confianza y muy poca autoestima.

¡Es hora de detenerlo!

Seamos adultos responsables e identifiquemos el problema ahora, cuando son niños, aun no es muy tarde. Las burlas, críticas, golpes, peleas, gritos, nada de eso puede excusarse como “comportamiento infantil normal”. Debemos corregir a nuestros hijos para que no sean violentos bajo ninguna circunstancia, así como debemos apoyarlos cuando sean víctimas del acoso escolar. Hagamos que se sientan escuchados y queridos; deben saber que no se merecen ser víctimas de abuso.

No podemos tampoco dejar pasar el cyberbullying. No los enseñemos a aguantarse ni a guardar silencio.

¡La violencia nunca está bien ni será la respuesta!

Con información de Bustle.

También te puede interesar: ALTO a la violencia contra mujeres y niñas

Video cortesía de i24Web


Síguenos en Facebook