Controla tu mente y enfócate en el presente, descubre las 15 ventajas de practicar el Mindfulness

El Mindfulness es una práctica utilizada por la psicología positiva desde hace más de 20 años con grandes hallazgos científicos beneficiosos para alivianar ciertas condiciones físicas y mentales del ser humano.

 

 

Esta práctica consiste en enfocar la vida en el presente, es decir, es una terapia de meditación consiente que pretende que el paciente se centre en el momento presente de modo activo, intentando no interferir ni valorar lo que se siente o percibe en cada y cualquier momento, ya sea durante la jornada laboral, mientras se come o simplemente en el trascurso de una conversación.

 

 

El enfoque se logra luego de un entrenamiento especializado, que consta de una serie de procedimiento que buscan la aceptación de los aspectos emocionales para que estos no influyan de manera negativa en ciertas dolencias o condiciones físicas y mentales como una enfermedad y un dolor.

 

 

Luego de más de 20 años de su aplicación, aquí te ofrecemos 15 beneficios científicamente comprobados, que te permitirán evaluar si quieres incorporar esta práctica en tu vida diaria, pero recuerda consultar siempre a un especialista:

  • Mejora el rendimiento académico al mejorar las funciones cognitivas.
  • Aumenta nuestra capacidad de perspectiva y atención plena para ayudarnos a analizar de manera más objetiva y eficaz nuestros problemas.
  • Mejora las relaciones personales y profesionales pues el practicante se entrena para ser menos crítico, más consciente de sí mismo y escuchar mejor cuando se trata de interactuar con sus iguales.

 

 

  • Reduce la fatiga y los niveles de la hormona del estrés (el cortisol), que no sólo ayuda a un mejor control de las emociones y estados de ánimo, sino que también puede ayudar a mejorar la calidad del sueño por la noche.

 

Te puede interesar: ¿Cómo controlar la ira?

 

  • Mejora el rendimiento laboral pues disminuye las afectaciones comunes que causan ausentismo, como las infecciones respiratorias agudas, incluso, de padecerlas, estas enfermedades experimentan una disminución en cuanto al tiempo y síntomas.
  • Refuerza la capacidad de manejar y recuperarse ante situaciones de alto estrés como accidentes, enfermedades graves o traumas.

 

 

  • Previene las recaídas en las personas con problemas de adicción como el alcohol y las drogas.
  • Ayuda al cerebro a tener un mejor control sobre el procesamiento del dolor y las emociones, específicamente a través del control de los ritmos alfa corticales.
  • Funciona co
  • mo filtro y control de volumen para el cerebro, mejorando la experiencia de escuchar música.

 

 

  • El cambio cerebral conlleva a su protección de enfermedades mentales, debido al aumento de las conexiones entre células y el crecimiento de la mielina, una capa de tejido graso que cumple funciones de protección.
  • Mejora el rendimiento cerebral a largo plazo, incluso cuando no se está practicando activamente, pues el cambio positivo cerebral es permanente.
  • Ayuda a perder peso de manera eficaz, sana y equilibradamente.

 

 

  • Reduce el riesgo de depresión entre los adolescentes y las mujeres embarazadas, ayudándolos a experimentar menos estrés y ansiedad.
  • Disminuye la sensación de soledad en las personas mayores mejorando a su vez su condición de salud física y mental.
  • Es efectivo en el tratamiento de los trastornos neurológicos como el obsesivo compulsivo.

Ahora, cuéntame… ¿Quieres incorporar esta práctica en tu vida?

 

 

Cortesía de I24mujer.


Síguenos en Facebook