Reglas de oro para mantener una buena relación con tu madre

Si hay alguien importante en nuestras vidas son las madres, la persona que está ahí firme en todo momento, apoyándonos y amándonos de forma incondicional, pero a veces no todos tienen la dicha de tener una buena relación con ella o incluso ni tenerla a su lado.

Por eso, los que tienen la oportunidad de vivir con ella deben valorarla y aprovecharla al máximo, porque como dice el dicho “madre es solo una”, y una vez que ya no esté a nuestro lado es cuando más la extrañaremos.

Y aquí te voy a dar varios consejos para mejorar tu conexión con ella, y disfrutar el tiempo que compartimos con nuestras queridas madres.

– Optimizar el tiempo juntas
Quizás no tenemos mucho tiempo para compartir con nuestros seres queridos entre tantas responsabilidades y el estrés diario al que estamos sometidos. Pero es importante valorar ese momento en el que estamos con nuestra madre, que la invitemos a nuestra casa, le hagamos una cena, para ponernos al día con ella, pero sobre todo que sea un tiempo de calidad y no de cantidad. Dejar el celular a un lado, para hablar y disfrutar con ella.

– Estar atenta de ella y sus necesidades
Debemos estar muy pendientes de ellas, aunque no la veamos todos los días, hay que estar llamándonos siempre, velar que estén bien, si necesitan algo, recuerda que madre es solo una, y que si tu no estas pendiente de ella, nadie lo hará por ti. Consiéntela, cuando la visites, llévale un dulce, y busca siempre hacerla feliz.

– Respetar sus decisiones
No creas que porque ya creciste puedes hacer con tu mamá lo que se te antoje, escúchala, respeta sus decisiones y recuerda que ella casi siempre tiene la razón. No conseguirás un mejor consejo que el de tus padres.

– Aprovechar sus gustos en común
Es imposible que digas que no tienes de qué hablar con tu mamá o no tienen nada en común. Si realmente quieres y tienes la disposición, agenda cita con ella en su restaurante favorito, vayan al spa, al caminar al aire libre o seguramente tienen una película favorita o comida favorita, así que esa será una buena excusa para vernos con ella y ponernos al día con sus vidas. Disfrútala ahora, porque al final, todos estamos de paso en esta vida.

– Involucrarla en tus actividades
Sabemos que a veces la rutina puede ser agotadora, sobre todo los que ya tienen su familia conformada, hijos, y sacar tiempo disponible es algo complicado porque tenemos una agenda que seguir. Pero que esto no sea excusa para no ver a tu madre. Trata de involucrarla en algunas de tus actividades, para que no se sientes abandona o excluida. Si vas a hacer una cena con amigos o tus hijos, invítala, o si van al parque o la playa. A ella también le hace falta distraerse y disfrutar de sus seres queridos. No dejes que el tiempo pase y te demuestre que no supiste aprovechar cada oportunidad.


Síguenos en Facebook