Cómo adaptarte a tu trabajo luego de unas largas vacaciones

No hay nada mejor que tener varios días libres, y disfrutarlo al máximo ya sea en familia o con los amigos. Pero ya arrancó el año y con el las responsabilidades y la rutina de nuevo, que si el trabajo, las compras, los niños, donde todo comienzo es abrumador.
Debemos relajarnos y hacer un paso a la vez, porque si nos ponemos a pensar en todo lo que nos viene, no querremos ni salir de casa. Toma nota de estos consejos.


Primero que nada comienza a dormirte temprano para que puedas despertar temprano sin tanta pereza o pesadez del cuerpo. Haz estos días antes de empezar las rutinas para que no te pegue tanto el despertador.
– Deja la ropa preparada. Siempre dejamos todo para última hora, que si los almuerzos, la ropa de la semana, la limpieza de la casa o el carro. Aprovecha estos días antes de arrancar con la rutina para dejar todo listo. De modo que cuando iniciamos las actividades tengamos todo más fácil y a la mano.
– Se proactivo y optimista. Recuerda que un nuevo año recién comienza, lo que nos da nuevas oportunidades para seguir trabajando por nuestros sueños o esas metas que nos planteamos. Siempre con buena actitud, porque eso contagia a los que nos rodean.
– Piensa en el futuro. Si no tiene motivación porque estas cansada de la rutina, recuerda que estás trabajando para poder alcanzar lo que tanto deseas, ya sea un ascenso, un carro o esos lindos zapatos de marca. Siempre debemos recordar por qué estamos haciendo una actividad y los resultados que queremos obtener para que nos motiven a seguir. Las cosas no nos llegan de milagros o del cielo, debemos salir a trabajar por ellas.
– Limpieza total. Aprovecha de este nuevo comienzo para sacar de tu vida lo que no sirve y darle la bienvenida a las cosas nuevas. Haz una limpieza en tu hogar, oficina o en el carro. Debemos aprender a despegarnos de las cosas, por más mínimas que sean, porque el apego esclaviza.

 


Síguenos en Facebook