Errores en la educación que te convertirán en un mal padre ¡Evítalos!

Errar es de humano, pero cuando se trata de la educación de un niño debes saber qué hacer y qué no. Esto no significa que no está permitido equivocarse. Todo lo contrario: en caso de hacerlo, asúmelo y descubre qué hacer para mejorar. Nunca te quedes en el error.

Existen claves que te guiarán por el camino correcto. Pero el día de hoy te mostraremos aquello que debes evitar si no quieres que tus hijos crezcan pensando que eres un mal padre. Edúcalos bien y verás cómo se convierten en niños felices.

Equivocaciones que NO puedes permitirte

  1. Regañarlo más que conversar con él sobre la vida cotidiana: este es un error común. Los padres muchas veces piensan que con un “sermón” se soluciona todo, y no es así. Los regaños generalmente vienen cargado de molestias, cosas negativa de, que se exteriorizan en gritos y manos alzadas. Stop! No puedes seguir haciéndolo o tu hijo tomará el ejemplo y crecerá con actitudes negativas. Cambia y mejora ese aspecto para que el copie el mejor ejemplo de ti.

  2. No asumir errores. Si el anterior era típico, este lo es más. Muchos padres creen que decir “estuvo mal de mi parte” los convierte en malos educadores. No es así. Si no aceptas que has cometido una equivocación, si estarás destinado a ser un mal representante. Pues, como ya mencionamos, los niños copian todo, captan y asimilan. Si ellos ven que asumes un error, muy probablemente lo harán cuando cometan uno. No te arrepentirás y verás cómo su educación cambia.

  3. Pegarles. No no y no. La violencia trae más violencia. Si no quieres que tus hijos adapten esa actitud, entonces no la muestres. Los padres que hacen eso, crían niños agresivos que posiblemente traigan problemas de conducta más adelante.

pa2

  1. Ser muy “duro” o poco afectivo. Muchos padres toman actitudes erróneas para aparentar ser más “respetables” y sólo generan miedo y desconfianza en los hijos. No cometas este error. Recuerda que son tus hijos y debes darles todo el amor que puedas mientras estén contigo. Si no lo haces, te arrepentirás.

Con información de serpadres.es


Síguenos en Facebook