¿Sabes cómo aprenden los bebés? Aquí te lo explicamos

La inteligencia es la forma en que se solucionan problemas a partir de experiencias previamente ocurridas. Dado que los pequeños tienen pocas experiencias, no se puede decir que sean inteligentes, pero tienen muchas ganas de aprender, tienen un cerebro con diez mil millones de neuronas y el potencial necesario para poder adquirir un alto nivel de inteligencia.

bebes

Tener un buen comienzo siempre ayuda y forma caminos positivos. Desde que el bebé nace tiene gran cantidad de aspectos sensoriales : el oído, el tacto, la visión, el olfato, el oído y el equilibrio. Todas proporcionan distintas sensaciones y eso está perfecto. Sin embargo, su cuerpo aún se desarrolla con lentitud y es incapaz de llevar a cabo todo lo que querría. Esto no es sinónimo de que sus experiencias carezcan de valor, simplemente no sabe cómo reaccionar ante ellas.

Aunque sea difícil de creer, el cerebro de un niño está mucho más ocupado que el de un adulto. Sí, así coo lo leíste. Las neuronas absorben toda la información que parezca útil, para organizar esta información, las neuronas tienen que comunicarse entre ellas. Este proceso se realiza mediante la sinapsis.

Los primeros años del bebé, prácticamente absorbe todo, pero después cuando va creciendo el cerebro va seleccionando la información. Funciona de una manera muy dinámica.

bebebe

Además de los factores genéticos, el entorno donde se desarrolla influye mucho. Por esa razón, debe ser rico y variado. Cuantas más conversaciones, música, emoción, integración sensorial y actividad física; más posibilidades tendrá de convertirse en un adulto animado, sensible, inteligente, responsable.

Mientras más juegue y explore de bebé en su día a día, más probabilidades tendrá de ser un adulto creativo e imaginativo. Los bebés necesitan explorar y aprender mediante el juego.

Desde los primeros días, cuando el bebé está tumbado en la cuna observado el techo, es consciente de las formas, sombras y sonidos que le rodean. También sus oídos son suficientemente sensibles para tolerar ruidos bruscos, en cambio disfruta de la música agradable, lo que le proporciona la experiencia necesaria para distinguir ritmos y sonidos. Cuando un adulto lo abraza, le da mimos, lo balancea en el aire, el bebé obtiene sensaciones de tacto y equilibrio.

De esa manera los bebés aprenden. No es tan complicado como lo habías pensado, pero sí es un proceso bastante extenso.

bb

Con información de guiainfantil.com

Síguenos en Facebook