Colores análogos: Un color, varias tonalidades

color.jpeg1

Si busca el círculo cromático, sabrá que los colores análogos son los tonos que se encuentran uno al lado del otro. Decorar con ellos implica usar colores similares (pero no exactos) en distintos elementos del espacio como cojines, muebles, cuadros y paredes, como por ejemplo tres tonalidades de verde o una variación de los naranjas, rojos y amarillos.

Una advertencia de la especialista: “Las paletas análogas son un poquito peligrosas porque corres el riesgo de que a la vista se hagan monótonas y los espacios se transformen en lugares  que agobian después de un rato. Lo mejor en estos casos es jugar con la escala de tonos del mismo color y mezclar los más oscuros con los más claros para que el espacio tenga dinamismo. El ojo siempre se va a fijar en el tono que no abunda, por lo que siempre debe haber un acento contrastante”.

color.jpeg2

color

El Universal


Síguenos en Facebook