Ser mujer no puede ser la causa. Esta chica nos enseña una gran lección

Es los últimos años, se ha intensificado los abusos, insultos, violaciones y aberraciones hacia el sexo femenino. Día tras día son acosadas por hombres sin escrúpulos que piensan que lo que hacen es correcto. Cientos de mujeres diariamente son abusadas o asesinadas cada año, por el simple hecho de ser mujeres.Notifam NotifamUna chilena de 25 años ha expuesto que lo miles de mujeres sienten cada día. Estas palabras, llenas de sinceridad e impotencia, son la prueba más fiel de lo que tiene que pasar una fémina cuando camina, trabaja, hace ejercicios o va a la playa. Muchas mujeres dejan de hacer lo que les gusta por la incomodidad y la inseguridad que sienten cuando un hombre las mira con insistencia o le dice frases inmorales mientras pasea por las avenidas.

Este es solo un fragmento de un escrito que nos deja una gran reflexión y expresa una verdad que es diaria para millones de mujeres:

Upsocl Upsocl“Soy María Paz, tengo 25 años, soy chilena y soy mujer. Nací con ‘el pan bajo el brazo’. Fui consentida y me sé privilegiada. Estudié en buenos colegios (muchos), viví siempre en una especie de burbuja, pero aún así lo he pasado mal, re mal. Porque desde los once años he sufrido episodios de acoso callejero todos los días de mi vida, haga frío o calor, tenga jeans o en pantalón de deporte, use shorts o vestido, sea día o noche, porque soy mujer.Porque cuando le cuento a algún amigo que alguien me dijo ‘te voy a violar’, ‘te haría mierda’, ‘cosita más rica’, se ríen. Porque cuando camino de noche y siento que hay alguien caminando tras de mí, lo primero que pienso es que me pueden violar, no que me pueden asaltar. Que puede que les entregue mi billetera, mi celular, mi anillo, pulsera y puede no ser suficiente para que no me toquen.Porque cuando paso por los quioscos y veo La Cuarta, hay una chica en bikini mostrando el culo en la portada. Siempre, porque no se puede vender un diario sin un culo. Porque los suplementos de La Cuarta -un periódico- son más hardcore que los de Playboy, una revista erótica. Porque cuando veo que hay una deportista (en especial tenistas), se destaca su belleza y no su juego, porque en las entrevistas les piden se den la vuelta, que enseñen el trasero. Porque cuando invito a un amigo a comer o a tomar algo y pido la cuenta, se la dan a él, siempre. Cuando la tomo y pago me hacen comentarios tipo ‘qué modernas que están ahora’, ‘qué bueno que una mujer pague’ o ‘una mujer pagando la cuenta’. Porque he tenido amigos que se me han insinuado sexualmente o derechamente me han ofrecido sex*. Cuando me niego se han enojado, me han insultado o me han hecho una broma suave tipo ‘cuando estés borracha alguna vez, te voy a violar, ya sabes ya’. Y se ríen, porque OBVIO que es chistoso que te amenacen con violarte.Nos han hecho mierda. Nos han mutilado los genitales. Nos han tratado como propiedad de padres y esposos. Nos mataron por brujas, por put*s, por querer estudiar, por querer trabajar, por querer votar, por querer ganar lo mismo, por querer usar anticonceptivos, por disfrutar el sex*, por negarnos a las violaciones y, cuando reclamamos, el feminismo es el problema. ¿Y las mujeres que no se consideran feministas? Sin el concepto del anarquismo, porque eso sí que no es feminista pero porque no concibe al género, así de radical, así de utópico y así de perfecto. Me quedo con algo que hace un tiempo me contó mi mamá. Dijo que mi papá le confesó en un momento que su mayor miedo como papá era que yo no tenía miedo. Que eso lo torturaba cuando yo viajaba sola a Europa, por ejemplo. Que no dormían hasta que no llamaba para decir que estaba bien. Porque sé bien que su miedo no era que perdiera un vuelo, que me robaran la plata o el pasaporte, el miedo era que me violaran o que me raptaran, porque soy mujer. Porque gracias a la universidad de la vida, conocí mujeres en mi facultad, de sociología, que me enseñaron lo que era feminismo. Lo que no me enseñaron en mi casa, en todos los colegios o en la universidad, me lo enseñaron ellas. Palabras como misandría, heteronormatividad, objetivación, cosificación, patriarcado, matriarcado, machismo y hembrismo (teórico) se añadieron a mi vocabulario. GRACIAS. Y ahora que lo entiendo ya no tengo miedo, tengo rabia. Porque soy chilena, tengo 25 años, he vivido en una burbuja y lo he pasado mal, no imagino cómo deben haber sufrido otras que la han tenido difícil ¿por qué? Porque tenemos vagina, porque nací mujer. Nada que celebrar, ni una menos y ni un paso atrás”.VER TAMBIÉN:Una gran zapatilla para mujeres valientesCon información de Upsocl


Síguenos en Facebook