¡Alerta! Razones peligrosas para no usar uñas acrílicas

20

Las uñas postizas y las acrílicas ayudan a lucir unas manos muy femeninas. Sin embargo, se debe poner especial atención en la higiene de lo contrario te expones al peligro del desarrollo de hongos y alergias.

Y es que la salud de las uñas naturales puede dañarse debido al uso de los adhesivos empleados para fijar las postizas, o también debido a una limpieza deficiente que favorezca el crecimiento de hongos, difíciles de eliminar si el problema se encuentra en fase avanzada.

La aparición de hongos se origina por la humedad, por ello cuando te apliques uñas acrílicas o sintéticas debes verificar que queden bien adheridas a tu uña natural, de esta forma no habrá espacio para que se acumule la humedad y se produzcan hongos.

Alergias, otro peligro. También es importante mencionar que algunos barnices, acetonas y pegamentos irritan la piel o provocan reacciones alérgicas; si esto ocurre debe suspenderse la aplicación y cubrir la piel que con jalea de petrolato. Si las molestias persisten debes visitar a tu médico de cabecera.

Asimismo, siempre debes vigilar el estado de tus cutículas, ya que si se inflaman y enrojecen significa que el organismo está rechazando las uñas postizas. Dado que toda alergia es muy difícil de eliminar, se aconseja en estos casos suspender el uso de uñas postizas. Si hay dolor, cambio de coloración en tu uña natural debes de visitar inmediatamente al médico.

Según Ainhoa Iriberri en El Mundo.es, a los especialistas les preocupa que puedan causar que las uñas se hagan más finas, lo que puede asociarse con una pérdida de brillo y con una mayor facilidad de ruptura. Además, señalan, podría camuflar enfermedades de las uñas si se usan repetidamente.

21

Chris Adigun, dermatólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, describe en su trabajo publicado en el Journal of Cosmetic Dermatology, la experiencia de cinco mujeres con debilidad en las uñas, cuyos dermatólogos la habían asociado al manicure semi-permanente. Además, una de las mujeres se había sometido a ultrasonidos y a una prueba denominada microscopia reflectante confocal en sus uñas antes y después de hacerse una manicure de este tipo y se había visto como la uña se había debilitado.

El investigador explicó esto debilidad en las uñas se debe al daño que causan los químicos presentes en el manicure de gel o a la acetona que se necesita para se necesita. Además, afirma en el comunicado, se sospecha que las lámparas ultravioletas utilizadas para fijar la pintura pueden asociarse a un mayor riesgo de cáncer de piel, aunque no acompaña esta afirmación de ningún estudio.

El experto aclara que las mujeres que se ponen este tipo de gel “ocasionalmente” no deben de preocuparse, pero aquellas que lo hacen frecuentemente deben ser “conscientes de los riesgos potenciales”.

El especialista añade ciertas recomendaciones generales:

Prestar atención a las uñas y permitir que recrezcan y se reparen. Plantearse usar el manicure semi permanente solo de forma ocasional y no cada dos semanas, para disminuir las consecuencias y el trauma “físico y químico”.

• Aplicarse protector solar en las manos para minimizar el daño de las luces ultravioletas que se utilizan durante la manicura.

• Ser “muy proactivo” con la persona que le hace las uñas. No permitir que retire las cutículas, porque esto incrementa el riesgo de inflamación e infecciones, además de secar la uña.

• Si se experimentan problemas en las uñas, optar de forma definitiva por el esmalte tradicional frente al de gel.

Hidratar las uñas varias veces al día.

22

I24mujer.com

Síguenos en Facebook